NUESTRO CONCEPTO DE DIOS


NUESTRO CONCEPTO DE DIOS

Pero ¿Qué o quien es Dios?.





Cuando la SOC, se refiere a los "Dioses", se refiere en primer lugar a esa Fuerza poderosa que se haya presente en todo lugar. Gran inteligencia organizadora manifestada principalmente en la Ley Universal del Karma. Gran alma universal, hacia la cual debemos encaminarnos para fundirnos en ella y ser parte de ella.





Así como los hielos se disuelven en el agua, nosotros consideramos que Dios es como el agua y los hielos somos todos los seres vivos que habitamos el mundo así como cada elemento que lo compone (aire , agua, tierra, fuego ) Es decir, somos un mismo espíritu pero estamos separados entre nosotros, por la ilusión de la forma.




Así mismo, nosotros no admitimos la noción de un big-bang anterior al cual no existiera el tiempo, ni la idea de un Dios Creador que pusiera en marcha un universo en un momento preciso, ex - nihilo, de la nada. Ningún Señor todopoderoso a creado, ni gobierna, ni destruirá el universo, ingobernado.





La historia no es ningún drama producido por un Dios antropomorfizado, sino el resultado del karma colectivo de los seres, la ley de causa y efecto, el principio de causalidad.





De modo que si esta ley rige los destinos de los seres, la noción de un Dios corporeizado es innecesaria, pues esta ley es infalible e inmodificable.




Por otra parte, nosotros reconocemos la existencia de ciertos espíritus elementales de la naturaleza, intra-cósmicos no inmortales y no omniscientes, pero portadores de una gran sabiduría a quienes llama cariñosamente: Los Hermanos Mayores a quienes consideramos nuestros Guías, y principales Aliados de quienes hablaremos más tarde. También a ellos hacemos referencia cuando expresamos la palabra: Dioses.






Por otra parte, nos referimos con el nombre de Diosa, a nuestra Madre Tierra, la Naturaleza. Pues de ella misma procede cuanto vive sobre la tierra. Nuestra Madre Terrena está en nosotros y nosotros en ella. Ella nos parió y nos dio la vida, fue ella quien nos dio nuestro cuerpo y a ella un día lo regresaremos. La sangre que en nosotros corre, nace de la sangre de la Madre Terrenal, su sangre cae de las nubes, salta del vientre de la tierra, murmura en los arroyos de los montes, fluye anchurosa en los ríos, en los llanos, duerme en los lagos, brama poderosa en los mares tempestuosos.





El aire que respiramos nace del aliento de la Madre Terrenal, su aliento es azul en lo alto de los cielos, susurra en la cima de los montes, susurra en las hojas de los bosques, ondula en los trigales, dormita en los profundos valles, arde en el desierto.






La dureza de nuestros huesos, nace de los huesos de nuestra Madre Terrenal, de las rocas y las piedras.




La ternura de nuestra carne nace de la carne de nuestra Madre Terrenal, cuya carne se amarillea y enrojece en los frutos de los árboles.




La luz de nuestros ojos, la audición de nuestros oídos nacen de los colores y sonidos de nuestra Madre Terrenal, que nos circunda. Todos los seres vivos somos hijos de la Madre Terrenal y de ella hemos recibido nuestro cuerpo Somos uno con la Madre Terrenal, ella está en nosotros y nosotros estamos en ella.






Es por eso que todos somos hermanos pues, de ella hemos nacido todos, en ella vivimos y a ella volverá nuestro cuerpo algún día, así como nuestra alma algún día se unirá al alma universal.




Para que esto en verdad llegue a ocurrir, deberéis GUIAROS POR VUESTRAS PROPIAS REGLAS INTERNAS Y HACER CASO OMISO DE REGLAS EXTERNAS.


La única ley que debemos seguir, es la que está escrita en nuestro corazón, y que nos habla a través de la voz de nuestra conciencia, nuestro espíritu.

Nuestro corazón es nuestro único GUÍA y por tanto, el único capaz de ayudarnos a alcanzar una armonía con el Universo, para que nuestro karma sea siempre favorable. Nuestro corazón tiene contacto con el verdadero "Dios vivo" siempre en movimiento y siempre omnipresente.


Nuestra mente se verá sumida en la confusión, mientras continuemos guiándonos por PALABRAS MUERTAS Y DESCOMPUESTAS, impresas en copias de copias de copias de libros cuya interpretación ha pasado por miles de tamizes mentales contaminados con prejuicios absurdos y pensamientos de personas necias, torpes e incluso pseudo-humanas.


Sin embargo no hay que olvidar que debemos beber del conocimiento de otros hasta que hayamos logrado suficiente fuerza y experiencia para descender a la fuente de vida dentro de nosotros mismos y extraer de ahí las aguas de la Verdad.



Con esto queremos decir que los extremos son peligrosos y que no hay nada malo en tener una guía al empezar a recorrer el sendero siempre y cuando nos rehusemos a progresar por medio de las experiencias ajenas solamente, dejando de lado la propia experiencia.



Antes de aceptar algo y adoptarlo deberemos corroborarlo, aplicándolo a nosotros mismos, pasar por la experiencia antes de hacer recomendaciones y dar consejos basados en ello.


Creer que solo ese "Dios corporeizado" puede ser perfecto, implica la creación automática de una barrera de separación entre EL y nosotros. Pues nosotros estamos en EL y EL está en nosotros solo que en menor proporción. Debemos esforzarnos en lograr nuestra fusión.


De nuevo imaginad un vaso con agua y algunos hielos inmersos en ella. En este caso ,Dios es el agua, y todos los seres vivos somos los hielos. Solo estamos divididos por la ilusión de la forma. Pero llegará un momento en que cada hielo al derretirse quedará fundido con el agua.

Es cuestión de tiempo y de circunstancias. En este caso, nosotros por tener libre albedrío, podemos decidir cuando queremos que esto ocurra y también buscar los medios de lograrlo con nuestro propio esfuerzo. Estamos hechos de la misma sustancia, es el estado el que difiere. Solo es cuestión de grados, en el caso de los hielos y el agua. En nuestro caso, es cuestión de vibración.


La importancia de la encarnación humana radica en que ahí es donde el cómputo kármico ( la ley de causa y efecto ) puede resultar en cualesquiera de las destinaciones posibles.




Un humano puede renacer como un ser superior, o bien también puede renacer como un ser infernal, o como un animal, o vegetal. El camino para llegar a humano, puede ser arduo y largo para un animal, pero eventualmente puede alcanzar este preciado nacimiento con ayuda de un Ser Humano.


La condición humana es crucial porque sólo desde este nacimiento puede uno adquirir la auto-disciplina y la conciencia necesaria para alcanzar la liberación y de este modo unirnos con el TODO, el Alma Universal. Es a partir de esta encarnación como puede uno embaucarse en la senda de la No-Violencia, la purificación y la compasión.





Raro es el nacimiento como humano, por lo que triste sería desperdiciarlo. Y más aún todavía después de haber recibido instrucción para elevar nuestro espíritu y tener energía suficiente para practicar el auto-control y aún así optar por seguir comportándonos como bestias agresivas, demonios despiadados, o negligentes "humanos".






Debéis estár conscientes de la extremada rareza y privilegio de haber encarnado como "humanos." Vosotros que habéis tenido la inmensa "suerte" de haber ya trascendido la horrorosa vida de un demonio en los niveles más inferiores de todas las dimensiones existentes, vosotros que habéis sido millones de veces alguno de los miles de millones de elementales o "Ekendriyas", vosotros que habéis pasado tropecientas vidas en una colonia de incontables seres vivos de una planta bulbosa...que habéis renacido como un violento carnívoro cuya forma de subsistencia acarreó inevitablemente renacimientos infernales, vosotros que habéis pasado eones en los infiernos...una vez alcanzado el renacimiento adecuado para poner fin a la pesadilla de la eternidad.



¿ Seréis tan insensatos de no saber aprovecharlo ? ¿Vais a desperdiciar esta posibilidad prácticamente única para evolucionar espiritualmente? Vosotros que como "humanos" habéis tenido la "suerte" de llegar a este lugar para escuchar todas estas advertencias...

¿Viviréis una vida sin meta que puede devolveros de un plumazo a cualquiera de las bajas existencias? ¿Seguiréis violentando a los seres vivos a sabiendas de que todo el universo posee un grado de conciencia? ¿Seguiréis peregrinando en la vida horizontal, sin meta ni fin?...


Nosotros podemos llegar a ser perfectos con ESFUERZO, SACRIFICIO Y FUERZA DE VOLUNTAD. Cuando esto suceda, nos fundiremos con el Dios y con la Diosa; Seremos UNO con ellos.



EL UNICO DESTINO DEL SER HUMANO ES DARSE CUENTA DE SU PODER.



¡ EL PODER DE SERVIR A LA CREACION !



¡ EL PODER DE COOPERAR CON EL DIOS Y LA DIOSA, EN LA TAREA DE LA LIBERACION DE TODOS LOS SERES QUE HABITAN EL PLANETA, INCLUYENDO LA LIBERACION DEL HOMBRE MISMO !



¡PERDED A VUESTROS IDOLOS FALSOS PARA ENCONTRAROS A VOSOTROS MISMOS!



Un Honorable Guerrero, en su infinita sabiduría, dijo alguna vez:

" Los Caballeros ya no existen.Serían necesarios valores extintos ya...no valen solo de corazón...todo es pasajero, solo quedan los hechos y si no hay hechos caballerescos es lo mismo que nada... " D.M.N.



SI QUEREIS VER UN MILAGRO.



¡¡¡ SED VOSOTROS EL MILAGRO !!!...


S.O.C.