PROGRAMA DE INSTRUCCIÓN DE LA SOC




PORQUE LLEVAMOS


UNIFORME



El uniforme era antaño un signo solamente de reconocimiento. Los hombres eran "introducidos" en ellos y esta expresión conlleva ya el gusto amargo de la coacción.

En la SOC, el uniforme se endosa en signo de actitud espiritual. Aquí solo cuentan la voluntad y la acción de los hombres que portan nuestro atuendo y no el aspecto o la moda. La lucha heroica de nuestros soldados contra un mundo enemigo dominado por el SAS le otorga su carta de nobleza a cada traje.


Todo hombre que luzca el uniforme de la SOC, tiene deberes para con esta organización, por lo que es tambien un recuerdo constante del espíritu de sacrificio, de lealtad y camaradería. Asi pues, el uniforme sobreentiende una actitud disciplinada. Aquel que se ha hecho digno de portarlo, ya no reconoce ninguna diferencia entre el servicio a la causa y la vida privada. Un soldado de nuestro ejército no debe pues, descuidarse nunca. En lo civil debe tambien obrar como si estuviera en servicio, como si llevara el uniforme negro.

El uniforme implica pues, un deber. Debe ser llevado con la convicción más íntima de constituir una distinción honorable para su portador. Pero el uniforme presupone igualmente unas cualidades físicas. Debe ser llevado por hombres sanos y no por unos mequetrefes. Es por esa razón que en todas las unidades que llevan un uniforme se cultivan los ejercicios físicos. Bajo el uniforme, el hombre sin actitud, se convierte en la caricatura del soldado y ridiculiza a la tropa.

Las nociones de soldado, de defensa a la causa de los animales y de actividad, están vinculadas al uniforme. Ser un soldado de la SOC implica la noción de cumplimiento del deber que el combatiente debe haber aceptado voluntariamente. El uniforme reclamará de quien lo lleva, que sea siempre consciente de que tendrá que cumplir grandes deberes y ser portador de un gran conocimiento. Llevar el uniforme exige poder luchar con convicción por la idea que nos ha hecho vestirnos con él. Es la expresión de la camaradería, de la perseverancia, de la lealtad.

El que piensa así cuando lo lleva pero "cuelga" su manera de pensar al mismo tiempo que el uniforme, no pone tan sólo en peligro su apariencia personal...Perjudica a la tropa que pertenece. Pues el individuo no es nada....puede ser un nombre que se olvidará al cabo de tres dias. El portador de uniforme, en cambio, simboliza un ideal, incluso si se ignora su nombre.

El uniforme de la SOC no tolera ninguna duda. Exige la acción. El portador de uniforme focaliza todas las miradas. Cuando se produzcan acontecimientos imprevistos, la masa le mirará a él, sintiendo que el sabe lo que debe hacerse. El civil o simpatizante, puede permitirse fallar: nadie sacará de ello consecuencias generales.

El soldado que falla perjudica el respeto de todos los que llevan el mismo atuendo. Quien lleva un uniforme se encuentra siempre colocado en una escala superior del hombre responsable: El es en todos los casos, un jefe, un elegido.

Nuestra organización debe pues, tender a que un día nuestros reclutas lleven el uniforme por convicción y mérito, y no sea simplemente "embutida" dentro de él. Nuestro uniforme debe convertirse en la expresión de todos los que se unen porque son de la misma especie.

Se podrían tal vez cumplir los reglamentos de una asociación, consagrándose incluso dos veces por semana a sus objetivos, pero no ciertamente una concepción del mundo. El uniforme negro de la SOC , implica para quien lo lleva, actuar cada día y a todas horas como un soldado de nuestra orden.

Toda acción nuestra será, en consecuencia, observada, comparada y juzgada. Se juzgará el valor de nuestro ideal representado por el portador del uniforme, por el comportamiento de aquél. Debemos ganarnos la confianza de las masas tibias e ignorantes, por nuestro modo de comportarnos, pues no queremos imponerles nuestra concepción del mundo sino persuadirles de su valor.

Quien lleva el uniforme de la SOC, encarna la causa y nuestra misión es difundir cada día más ampliamente nuestra concepción del mundo anti-especista en la comunidad hasta que ella la comprenda.

Queremos que se nos respete y que se juzgue el valor de nuestra causa por nuestra actitud. Es por ello que llevamos un uniforme.

" El peor camino que se puede escoger, es no escoger ninguno"
Federico el Grande