LA TIBIEZA Y EL ESPIRITU GUERRERO




Antes de hablar sobre estos dos estados del espíritu, recordemos lo que

es un S.A.S. y lo que es un S.A.O. (Click)

S.A.S. (Servicio a sí mismo) S.A.O. ( Servicio a Otros)

La línea sutil e invisible que separa a uno del otro se llama: Matar. Matar intencionalmente, matar con alevosía y ventaja. Matar por egoísmo, por comodidad personal. Matar por deporte, por capricho, por ociosidad. Matar. Matar. Matar por beneficio personal.


Aquéllos que pretenden permanecer neutrales entre un extremo y otro. Estos individuos se denominan:

S.A.S. potenciales (más inclinados al mal que al bien) y S.A.O. potenciales.(más inclinados al bien que al mal)




La línea que distingue a unos de otros es que en los primeros ( los S.A.S. potenciales) el espíritu de autoperfección se ha detenido por completo. Son incapaces de mejorar como individuos. Se encuentran en un proceso de estancamiento que inevitablemente los conducirá a un estado de degeneración irreversible como S.A.S. Pues en las cosas del espíritu quien no avanza, retrocede.



En cambio, los S.A.O. potenciales aún pueden mejorar como seres humanos, porque su chispa divina todavía se encuentra encendida, su espíritu de servicio sigue latente tal como su espíritu guerrero. Y no nos referimos al belicismo, sino al espíritu más refinado y puro de la perfección personal; la pretensión de llegar a ser hoy mejor que ayer y mañana mejor que hoy para poder servir a las demás criaturas que nos necesitan y así cumplir con la razón de nuestro existir.


Hoy, vosotros que os encontráis aquí, os reconoceréis irremediablemente como S.A.S. potenciales o bien como S.A.O. potenciales y sabréis que cualquiera de las dos categorías pertenecen a su vez al peor bando, al peor sector de todos...el de los Tibios. Aquéllos cuya vida pasó inadvertida sin haber sido útiles para sí, ni para sus semejantes; Los Tibios son los que no admiten el más mínimo sacrificio, o renuncia y no poseen el coraje para desobedecer las normas que les han sido impuestas por el sistema porque prefieren el cautiverio voluntario en manos de un tirano terrestre.








Vida fácil, comodidad personal y placer, son los valores mundanos más proclives a desarrollar. Valores que promueven los deseos sexuales desbocados, desviados, bestializados, la violencia, el materialismo, el vicio, la gula y cosas semejantes....es en sí como un pacto con los defectos, con la pereza, con la comodidad imaginando una estabilidad imposible.

Los Tibios no son solamente aquéllos que se quedan en medio, sin comprometerse...Tibio es también el mediocre que se conforma con poco y no se arriesga a más; Ese que entrega su vida a decisiones externas; Es en definitiva quien no se hace cargo de su existencia y prefiere olvidar para que vino a la tierra....porque es más fácil fingir demencia o ignorancia, que cumplir con su unico deber como ser humano.


Los Tibios a menudo carecen de identidad y suelen cambiar de parecer casi grotescamente según su conveniencia, sin un giro de reflexión o siquiera movido por pasiones reales, pues las pasiones que los mueven no nacen de ellos, sino que les son impuestas, sin trabajo alguno por personajes que SÍ utilizan sus potencias. Los Tibios, son traidores que se venden al mejor postor, siempre que ellos y los suyos, salgan beneficiados. Así es como entregan su destino al mejor orador.



Las acciones de éstos individuos pasan a depender de quien actúe sobre ellos, lo que lleva a desligarlos en cierto modo de sus responsabilidades. Pues, para ellos, para los Tibios, es más fácil aparecer como un débil mental y dejar las decisiones a segundas personas, las cuales quedarían como las verdaderas culpables.

La indecisión Tibia es aquélla que es usada como una excusa para no tomar una decisión. " ¡ No somos culpables, actuámos presionados, manipulados, aconsejados por.....! "


La tele dice; los noticieros dicen, los locutores dicen, el presidente dice, la asociación tal....dice....La mayoría de las personas lo hace !!! es normal !!!!, se ha hecho por miles de años y seguirá durante muchos más....la tradición dice....bla, bla, bla.....


Pues bien...hay de aquél que se pare en ese estado intermedio por el simple hecho de no atreverse a tomar una decisión, cuando en el fondo de sus corazones bien conocían cual era el camino que habían de seguir....esos..serán los primeros en experimentar el fruto maduro de sus deplorables acciones....pues, la omisión es también una acción.

En cambio, los que analizan y actúan, aunque posiblemente se equivoquen y hasta lleguen a plantearse esta posibilidad y teman entibiarse, aún así sabrán que pusieron lo mejor de sí, al servicio de sus más altos ideales. Como sea, siempre será preferible el optimismo de la acción, que el pesimismo del pensamiento.



Un Tibio es aquél que no se la juega y se entrega al fluir del destino, sin pelear por mejorar su curso, anteponiendo supuestos bienes efímeros a un bien superior, solamente alcanzable mediante el esfuerzo y el sacrificio personal. Un Tibio se deja arrastrar por las situaciones, porque es más fácil sumirse en uno mismo en un lugar fantasioso donde cada uno decide el color de su realidad, que enfrentarse a la misma y demostrar el verdadero coraje. Es más fácil desechar la verdad encubriéndola con todo optimismo, que emprender ese gran viaje e ir en pos de esa sabiduría latente dentro de nuestros corazones que nos permitirá comprender que hay algo aquí en el planeta tierra que está mal y que nuestra intervención en el aquí y ahora es necesaria, imprescindible, y que por tanto no debe hacerse esperar.


El espiritu guerrero en el hombre ha disminuído a lo largo de los siglos. Pero esa energía guerrera tiene que regresar. Todos aquéllos que se hallan leyendo ésta página, tendrán que tomar una decisión, tarde o temprano. Deberán elegir entre lo que es correcto y lo que es fácil. Este momento llegará cuando el azote de la maldad toque a sus puertas, y ellos o los suyos salgan perjudicados.






Pero entonces será demasíado tarde, porque tuvieron la oportunidad de toda una vida para ayudar a enmendar las veredas equivocadas y no lo hicieron, se dieron la media vuelta y miraron hacia otros lados...allá, donde las cosas aparentaban ser menos desagradables y el ojo no fuera herido por dolorosas visiones y los oídos no fuesen afectados por los gritos desoladores de ninguna criatura agonizante.



Hay una energía que sobrevive aquí en la tierra, pero es una energía distorsionada, una energía retorcida, una energía que no es pura, que no tiene consideración por los demás, una energía que se ocupa solamente de sí misma. Es una energía que está consumiendo y destruyendo este mundo porque los Tibios se dejan arrastrar por ella. Esa energía maligna la encarnan los S.A.S.





Si todos los Tibios de la tierra se tomasen la molestia de sentir quienes son realmente, de mirar su propio corazón, de escucharlo a través de sus propias conciencias, conocerse a sí mismos mediante la observación atenta de sus propias actitudes malignas dictadas por sus defectos en cada instante de sus vidas, en todo tipo de situaciones, con toda clase de criaturas, este planeta sería el cielo en la tierra y no el infierno en la tierra moldeado con las manos del hombre Tibio dirigido por una mente de metal sedienta de sangre y destrucción llamada: S.A.S.









De los Tibios depende devolverle la magia y la majestuosidad al planeta, porque son ustedes y la gente como ustedes que se hallan en la vanguardia del nuevo mundo. Así a medida que ustedes mejoren como seres humanos al desarrollar al maximo todas y cada una de sus virtudes ocultas, poniéndolas al servicio de los indefensos, de los más débiles, de los más desprotegidos, ayudarán a mejorar a otros. A medida que sus vibraciones cambien, cambiarán otros que se encuentran a su alrededor.


Si quieren líderes en esta tierra que los lleven a la luz, que los lleven de vuelta a su propia magia, sólo hay una persona que puede hacerlo realmente, y esa persona son ustedes. Tienen que tomar su propio poder en sus propias vidas, tienen que reconocer que ustedes crean su propia realidad. Pero sobre todo tienen que aceptar la responsabilidad por esa realidad y lo que no les guste de ella cámbienlo cambiandolo primero en ustedes mismos.

Si veís a un niño o un perro hambriento al otro lado de la acera, no digáis:



" Dios mío por favor ayúdalo, que tenga comida, agua y techo donde cobijarse...que otros se apiaden de él y lo procuren..."

¡No!....



¡¡ Solo tu tienes ese poder !!!....tu apíadate de él, tu procurale.....no coloques las esperanzas en otros....Ese a quien le rezas, eres tu mismo, tu tienes ese poder...y lo que no hagas tu no lo va a hacer nadie....porque esos otros, esperarán siempre de tí, lo mismo que tu de ellos.



Si ves a un animal que corre peligro de ser atropellado...no digáis:

" Dios mío por favor ayúdalo "



¡No!

¡¡Tú ayúdalo !!! porque lo que no hagas tu, no lo va a hacer nadie....tu tienes ese poder...tu tienes esa inteligencia, esa conciencia, solo tu sabes que hacer.....Si estás esperando un milagro....



!! SE TU EL MILAGRO !!!


Piensa...solo hay dos tipos de acciones posibles...

¿A que has venido a este mundo?

¿A destruir y depredar... o a servir y procurar ?


¿ ERES S.A.S?


¿ERES S.A.O?


¿ ERES TIBIO ?

" Sé de tus obras, que ni eres frío ni caliente; ojalá fueses frío o caliente. Más porque eres tibio, estoy para vomitarte de mi boca. "
Apocalipsis Cap III


Hay una gran Guerra por delante. Muchos brazos serán necesitados en esta batalla. Estaréis divididos en bandos. El camino de enmedio no sostiene nada. Tenéis ahora que decidir vuestro camino: La luz o las tinieblas. A favor de la Víctima o a favor del Verdugo. No podéis estár en ambos. Solamente hay dos fuerzas sobre la tierra, el bien y el mal. No podéis caminar por un camino central, ya que si os volvéis tibios....caeréis...


Quienes no están con nosotros...protegiendo la vida....están con ellos....

Destruyéndola!!





VENCER A LA TIBIEZA




La
Tibieza es una fatiga, una saciedad, una languidez del alma. Sin brios, sin fuego y sin vigor. La Tibieza no es un sentimiento y se la define mal cuando se habla de ella como un estado afectivo.



La Tibieza es principalmente una actitud de la voluntad, una decisión consciente, un estado admitido a sabiendas. No consiste en un melancólico decaimiento, sino en un rechazo deliberado de seguir hasta el fin.




La facilidad con que se mata, revela una COMPLICIDAD antecedente con el enemigo de las almas, y el que el mal salga de nosotros dejándonos insensibles, muestra a las claras que nuestra voluntad lo había secretamente aceptado de antemano.






El Tibio no quiere pronunciar sinceramente la palabra del abandono absoluto, la renuncia, el sacrificio personal a favor de un bien superior a nivel planetario, como es el volverse vegetariano y vegano por el bien de la tierra y de todos sus habitantes.






Una pereza consentida, un rencor mantenido, una conciencia aletargada, una irregularidad que llega a arraigar en nosotros como algo permanente, el objeto preciso no importa, lo que hace de un alma humana, un alma Tibia , es la ceguera y cautiverio voluntario.


La Tibieza es una aridéz culpable, como quien estando en un cuarto donde hace mucho frío y teniendo un fuego en la chimenea, no se acerca a él. Siente el frío, pero no tiene el animo ni el coraje para acercarse al calentador.

Quien recibe más, habrá de dar cuenta de más. Esto se convierte en algo tremendo para tantas vidas que teniendo todo para ser buenas, han naufragado en la tibieza.


" No mato, no robo, no hago nada malo; me comporto mejor que mucha gente......" Bien, pero:

¿Y lo que dejasteís de hacer?


¿Los actos de omisión?.


La tibieza consiste en un relajamiento espiritual; frena las energías de la voluntad, INSPIRA HORROR AL ESFUERZO y retarda pesadamente los movimientos del comportamiento humanitario. Es una forma de desidia espiritual, pereza espiritual.



La Tibieza no está en esas almas que, por sorpresa, cometen algunas faltas o imperfecciones y en seguida se humillan, arrepienten y reaccionan. Sino más bien estriba en esos estados de indiferencia ante el mal.





Tibios son los que HAN PERDIDO toda sensibilidad espiritual y adolecen de posibilidades para reaccionar contra el mal o la imperfección, viviendo en ella con la tranquilidad y gusto con que viven los peces en el agua.





Ahora bien, ¿ Porque nace la Tibieza ?... Por la falta de constancia. La vida espiritual es comparable a un río con mucha corriente de agua.



Si la persona desea cruzarlo, deberá nadar constantemente, aunque ello implique esfuerzo y sacrificio. Si se deja de nadar, aunque sea un momento, habrá un retroceso; la corriente lo llevará hacia atrás, DEGENERANDO EN UN S.A.S. quien sabe hasta que grado.


" Solo lo que está muerto es arrastrado por la corriente "



Así sucede en la vida espiritual; por la falta de constancia en la lucha, se cae fácilmente en la Tibieza espiritual. A ésta catástrofe interior no se llega de improviso. !No!. Sino que todo comienza imperceptiblemente, sin darle casi importancia, por detalles mínimos, y así, poco a poco se va llegando a estados que comprometen la misma supervivencia del alma humana.







Cuando se abandona la lucha por la perfección y el espiritu de servicio, se va cayendo, poco a poco, en estados de Tibieza y de pecado hasta formarse un hábito. Los Tibios, cuando prevalecen los malos, son el parásito que viaja en el lomo, a la intemperie, calentados por abajo, resignados a la ruta de la bestia, a la vez inmóviles y en movimiento.


Cuando están lejos de los que prevalecen, no se los recuerda bajo ningún uniforme ni se les extraña como compañeros de ninguna rebeldía. No contagian nada, ni bueno, ni malo.


Precavidos, permanecen en la periferia de las zonas abiertas, o aullando en un mar de rostros. Nada les interesa ser, salvo lo que solo parece. Más se los puede sospechar que conocer. La primera pasión que descubren, es el temor y el odio atragantado que les viene del temor. Son capaces de emoción, cuando alrededor la perciben. Agitan el ramito al paso del burro hasta que presienten el fracaso. Siempre se inquietan, siempre se demoran, siempre se detienen, siempre abandonan.


Poseen cierta habilidad mental para encontrar siempre una excusa lógica para no hacer las cosas. Toda una parodia de inteligencia disciplinada por el resultado, pues nunca hacen nada sino sacan algo para su propio provecho, nunca hacen nada si no tienen asegurada la ganancia.


Y cuando al fin deciden actuar....así de pronto esa decisión es desechada al olvido rápido, al residuo de la memoria, a la falta de constancia. Los Tibios desempeñan cualquier actividad, no se destacan en nada, nadie los aprecia en exceso, nunca son imprescindibles porque son más de lo mismo y están siempre contentos en formar parte de la masa.




Son opacos o graciosos, egoístas, quebradizos, moderados, protegen la intimidad de sus placeres y proyectos, su escondite, la cueva de un depredador que no muerde ni deja rastro. No hay aquí virtud ni vicio claro.


Los Tibios son el número incierto, la mudanza peligrosa, el suave vaivén moral del mundo. Son la brizna cuantiosa que impide espigar.


Ellos son los indiferentes, los indignos que miran a otro lado y no se quieren percatar de lo que ocurre.


Hermano Humano UNETE A NOSOTROS.

UNETE A NUESTROS ESFUERZOS.

¿ ACASO CREES QUE ESTAMOS JUGANDO? ....

!NO! ....ESTO NO ES UN JUEGO....

EL FUTURO DEL MUNDO,

DEL PLANETA ENTERO DEPENDE DE

QUE DECIDÁIS UNIROS O NO

A NUESTRO EJERCITO DE LUZ PARA

VENCER A LA MALDAD QUE SE PROPAGA

SEGUNDO A SEGUNDO EN CADA RINCÓN DE LA TIERRA.

!Lucha contra esa flojedad ! que te hace perezoso y abandonado a tu vida espiritual e indiferente a las necesidades de todos los seres que habitan el mundo en el que vives. Mira que puede ser el principio de la Tibieza. Hay en la Tibieza mucho amor a la propia comodidad y bienestar de los placeres de mundo.













Cada uno tiene una misión parcial, de labrar un sillar, de aportar aunque no sea sino un granito de arena para el edificio, y todo va aprovechándose para el gran conjunto que sólo con perspectiva de siglos puede contemplarse.



Si bien el deseo de contemplar un triunfo definitivo es desalentador, porque ese triunfo estable no llegará hasta el fin de los siglos, que siempre queda muy lejos para la vida de cada generación y de cada individuo. No obstante el destino de cada uno, de cada persona, puede cumplirse con plenitud en cada vida, quedando así, engarzado en el destino común.




Llegará el día en que también participemos del triunfo social, colectivo, universal y para siempre, del bien. De momento ocupémonos de triunfar en nosotros mismos y con ser luchadores de la buena causa, que caerán en la batalla pero, que mueren contentos de haber formado bajo su bandera y que amaron y lo dieron todo por la Victoria !!!


Nos vemos en la celebración, cuando el ultimo matadero haya cerrado....









CERIDHI HIJOS DE LA LUZ